Inicio Panorama Opinión Políticas públicas y APP

Políticas públicas y APP

91
Compartir

Obert Alejandro Ortiz R*

Cuando nos están orientado desde la Habana, lo que debemos hacer en nuestro país para obtener un desarrollo regional que no conocemos en alguna parte del planeta (por la aparente incapacidad de propuestas locales); es necesario que la poca masa crítica que existe y pueda conformarse o aglutinarse (por supuesto que no será la de alcaldes porque no les alcanzará), tengamos claras las herramientas de las que disponemos y debemos prepararnos y apropiar profundamente con hechos concretos para viabilizar una mejor Colombia.

Ahora, cuando estamos en el achicamiento del Estado por el protagonismo adquirido de la ciudadanía, el rol que cumple el mercado, el espacio ganado por el tercer sector (ONG- OC – OP), la metamorfosis conceptual de soberanía, fronteras, nueva gestión pública, geoeconomía, entre otros; constituye el fundamento urgente, necesario y de inmediatez, proceder a volvernos expertos en “políticas públicas” y Alianzas Público-Privadas, más conocidas como las APP.

Por supuesto, que con las lecciones aprendidas con el contrato plan, del cual ya podemos decir si fue beneficioso para el departamento de Arauca o no. En discusiones con estudiantes y profesores, nos hemos atrevido a afirmar que en los municipios se hacen políticas públicas. Lo cual es un esperpento. Para explicar brevemente, en Colombia no tenemos una república federal. Somos una república unitaria.

Esto permite expresar que, las políticas públicas son descendentes en un modelo de Estado Federal o Unitario y surgen en un sentido legal y formal. Por lo tanto, en una alcaldía no se hace una política pública. Es más, se puede cuestionar sobre cuantas políticas públicas tiene un territorio. Pero a decir verdad, cuáles de ellas existen en realidad, puesto que la mayoría no tiene recursos ni actores.

A lo sumo, clasificarán como programas o, en su defecto, proyectos (la política pública, programa y proyecto tienen unos elementos, características y duración distinta). La tendencia en América Latina es crear en las universidades programas posgraduales a nivel de Maestría y Doctorados sobre diseño, implementación, evaluación y análisis de políticas públicas.

Desde luego, que cada programa tendrá un enfoque teórico para su abordaje y, de la misma forma, como producto final, tendremos expertos sobre la materia que se dedicarán bien al diseño, a la implementación o evaluación de dichas políticas. Si al menos preguntásemos, cuántos de estos expertos están trabajando en Arauca, quedaríamos aterrados. Por otro lado, está el tema de las APP, y del cual ni siquiera un Diplomado.

Por ello, la poca visión y aplicación conceptual sobre el tema y la concreción para el Departamento de las mismas. Cuando nos damos cuenta, es porque ya nos han impuesto una y no tenemos derecho ni a rebuznar. Mas ahora con las famosas autopistas de cuarta generación (4G). Qué Universidad, al menos, pudiese ofertar un cursito sobre el tema en esta región. Depende del liderazgo de sus dirigentes tanto públicos como privados.

Sería maravilloso traer  expertos internacionales como Sergio Hinojosa, entre otros a esta tierra que definitivamente es de la otra Colombia con realidades distintas. En Colombia, la Ley 1508 sobre la materia es del 2012. El panorama es incierto, más cuando Arauca figura dentro de las zonas que han pedido en la Habana en un posible pos Acuerdo. Ahí la clave en la experticia en el tema para emerger el desarrollo que anhelamos pero que desconocemos. *(Docente Universitario e Investigador www.obalor.blogspot.com)

Compartir

Dejar una respuesta